Un estudio revela que los niños de áreas pobres con agua limpia, higiene y programas de limpieza tienden a ser algo más altos que los que crecen en zonas similares, pero sin esos programas.

Los resultados demuestran que los menores de cuatro años que se lavaban las manos, bebían agua potable o utilizaban toilettes limpios, o una combinación de los tres, eran unos 0,5 centímetros (cm) más altos que los que no accedían a esos recursos.

De todos modos, el equipo de Alan Dangour, de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres, aclara que esa tendencia no se repitió en los 14 estudios revisados.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la Salud“La diferencia absoluta en la altura no es grande, pero el retraso del crecimiento está asociado con muchas consecuencias negativas en la salud y la economía”, dijo por correo electrónico la doctora Anna Bowen, epidemióloga médica de los CDC de Estados Unidos que no participó de la revisión.

“Por lo tanto, aumentar aunque sea levemente la altura promedio de la población sería beneficioso”, agregó.

Los 14 estudios habían sido diseñados para evaluar la efectividad de las intervenciones WASH, por su sigla en inglés, para promover el uso del agua potable, la limpieza y la higiene, en la prevención de la diarrea y otras enfermedades en los niños de países de bajos ingresos.

En el 2011, Estados Unidos y Reino Unido destinaron un total de 626 millones de dólares para implementar esas intervenciones.

Al comparar a los niños de regiones con y sin ese programa, el equipo no identificó beneficios asociados con las intervenciones WASH en el peso corporal, pero sí un leve efecto en la altura, según publica en The Cochrane Collaboration.

Pero ese beneficio desapareció tras limitar el análisis a los ensayos clínicos controlados, considerados los mejores para la investigación médica.

Cada una de esas investigaciones revisadas había durado entre nueve y 12 meses, lo que para los autores es un período corto para detectar variaciones en la altura.

La información nutricional disponible pertenecía a menos de la mitad de los niños que habían participado en todos los estudios.

La Organización Mundial de la Salud asegura que casi un cuarto de los menores de cinco años es más bajo para la edad porque su nutrición es insuficiente.

Los autores de la revisión no trataron de determinar qué tenía más impacto, el agua, la limpieza o la higiene. “Todo es importante. De modo que no queremos separar los componentes”, dijo Dangour.

Bowen indicó que, aunque los resultados son “interesantes”, se necesitarían más estudios para comprender mejor los efectos del programa WASH.

ero Kevin McGuigan, médico del Colegio Real de Cirujanos de Dublín, Irlanda, opinó que la realización de estudios sobre el crecimiento infantil distintos a los que están en curso no sería una buena inversión.

Fuente: consultoriomedico.info

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies