Llevar una dieta estricta de alimentos sin gluten, vigilar los excipientes de los medicamentos que se utilicen y visitar periódicamente al profesional sanitario en función de la evolución física son algunas de las principales recomendaciones para que las personas celíacas puedan evitar problemas de salud. Estos consejos son algunos de los que se incluyen en la última entrega de la serie Recomendaciones SEFAC a la población, dedicada a identificar y tratar la celiaquía, realizada por la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC) y reconocida de interés sanitario por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad.Celiaquía: Mejora tu calidad de vida

La enfermedad celíaca o celiaquía es una patología que en España afecta a una de cada cien personas (el doble de mujeres que de hombres) y en la que una intolerancia permanente a los alimentos que contienen gluten (proteína que se encuentra en la semilla de los cereales como el trigo, la cebada y el centeno) afecta a las vellosidades del intestino delgado y puede provocar daños en la correcta absorción de los nutrientes. Esto genera estados carenciales que pueden desembocar en la aparición de manifestaciones clínicas.

Al ser una intolerancia y no una alergia, la celiaquía no produce reacciones inmediatas, lo que dificulta su detección y puede deteriorar y agravar el estado de salud del paciente. A esto hay que añadir que sus síntomas son muy inespecíficos y se manifiestan de distintas maneras en función de la edad:

Entre los 9 y los 24 meses: náuseas, vómitos, diarreas, distensión abdominal, pérdida de masa muscular y de peso, fallo del crecimiento, irritabilidad y falta de tono muscular.

Infancia: son habituales las deposiciones blandas, talla baja, anemias y alteraciones del carácter.

Adolescencia: la celiaquía suele ser asintomática.

Adultos: los síntomas más frecuentes son la fatiga, los dolores abdominales, gases y anemias.

Además, en algunos pacientes la celiaquía se presenta con estreñimiento, lo que provoca que con frecuencia se les diagnostique erróneamente como si se tratase de un síndrome de intestino irritable. Algunas patologías se asocian a la celiaquía como, por ejemplo, la dermatitis herpetiforme, la diabetes mellitus tipo I, enfermedad del hígado y del tiroides, el síndrome de Down y la intolerancia a la lactosa.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la Salud

Fuente: saludalia

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies