El problema más frecuente de no detectar una alergia alimenticia oportunamente es sufrir síntomas que se pueden confundir con otras enfermedades.

En los últimos años ha aumentando considerablemente la incidencia de alergias alimentarias, entre sus principales causas está el consumo prematuro de alimentos procesados en los bebés y la contaminación del medio ambiente. Es fundamental detectar una alergia a tiempo pues las reacciones que sufre el organismo podrían poner en riesgo la vida de la persona.

Los síntomas

La forma más adecuada de detectar una alergia alimentaria sin confundirla con otras enfermedades es teniendo una idea clara de cuáles son sus síntomas. Tras consumir un alimento que desencadene la alergia se podrá presentar los efectos con mayor frecuencia poco después de ingerirlo, la gravedad de los síntomas varía entre la cantidad que se consumió y la susceptibilidad a la alergia.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la SaludGeneralmente, los síntomas afectan directamente al aparato digestivo, siendo común sentir escozor y picazón en la boca, lengua, labios o garganta, inclusive sensación de ahogo. También se presenta a través de dolor abdominal, diarrea y vómitos. El tocar u oler alimentos también causa efectos alérgicos como el enrojecimiento o inflamación de la piel.

Si bien cada organismo reacciona de distinta forma ante los diferentes síntomas de las alergias, se conocen una serie de alimentos que podrían causarla. La leche de vaca y sus derivados son uno de los más frecuentes en niños, otros productos como los huevos, frutas secas, crustáceos, cacahuetes generan alergias, siendo productos que se consumen con frecuencia.

La detección

El método más utilizado para detectar una alergia son las pruebas cutáneas. Esta prueba se inicia con la identificación de los posibles alimentos que puedan causar la alergia, se los corta y se los pasa por encima de la piel para que el médico observe detalladamente las reacciones que se presenten. Los síntomas aparecen generalmente entre los quince a veinte minutos.

Otra forma conocida es la prueba de estimulación, que es un proceso controlado por un médico en el cual se expondrá a la persona al alérgeno que se sospeche. Se hará que ingiera una cierta cantidad del alérgeno para analizar las reacciones y su intensidad. Es fundamental la presencia de un médico para evitar reacciones graves que pongan en riesgo la salud de la persona.

Las pruebas de sangre son las que generan mayor información para detectar una alergia. Sin embargo, no muestra el grado de sensibilidad que la persona presente ante el alimento que provoca la alergia. Esta prueba consiste en mezclar la muestra de sangre del paciente con el alérgeno, analizando los anticuerpos que produce la sangre para combatirlo.

Fuente: www.utilidad.com

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies