La desesperación ante un dolor de espalda crónico conduce a la depresión y falta de confianza en sí mismo. Se debe luchar contra estos sentimientos y superarlos.

Cualquier impedimento físico afecta a las emociones, provocando una serie de reacciones para defenderse de él o evitarlo. Cuando se trata de un dolor de espalda crónico la mente sabe que no llegará a un final, solo podrá calmarlo temporalmente, la persona se siente parcialmente incapacitada para las actividades que solía realizar o para otras que le propongan y puede tener la tentación de rendirse.

Convivir con el dolor

Cuando se trata de un dolor de espalda crónico alcanza también a las extremidades, limitando los movimientos de la persona que lo padece, afectándola psicológicamente y provocando cierto aislamiento social. La persona que lo sufre en ocasiones se vuelve irascible hacia los seres más cercanos, no es nada más que una demostración de impotencia pues, no está en manos del enfermo dejar de sentirlo.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la SaludTambién se deberá tener en cuenta los efectos de la medicación que pueda estar tomando para aliviarlo, así el entorno y las circunstancias de la persona que padece dolor de espalda pueden ayudarla a mejorar o a empeorar su situación, por lo que cuidadores y enfermos deberán mostrar comprensión y apoyo.

Aceptar para buscar soluciones

La persona que sufre dolor de espalda crónico debe comprender también la impotencia y sufrimiento de los que le rodean, pues las causas de la lesión pueden ser diversas, por lo que antes que alejarse de ellos es mejor buscar soluciones juntos.

Ejercicios de relajación, introspección mental y emocional ayudarán al paciente a encontrar otras formas de conocer y aceptar sus limitaciones personales, dándole la oportunidad de encontrar alternativas para lograr los objetivos que se proponga.

Debe tener toda la actividad física que le sea posible y mantener las ilusiones. Los masajes realizados por profesionales que sepan cómo practicarlos en casos específicos actuarán como calmantes ocasionales, también corregir las posturas habituales, evitar el estrés y elegir un colchón adecuado. El dolor de espalda crónico limita algunas actividades de la vida cotidiana, pero no la detiene.

Fuente: www.utilidad.com/

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies