Nuestra salud comienza antes de nacer, es muy importante el comportamiento de nuestra madre durante el embarazo. Estudios han demostrado que el estrés de la madre afecta al bebé, siendo ellos menos capaces de manejar situaciones de estrés a lo largo de su vida. El consumo de alcohol o fumar durante el embarazo, también puede afectar al aprendizaje o a problemas físicos del bebé. Incluso la dieta puede hacer que cambie el ADN del feto aumentando su riesgo de la obesidad.

Cuando creces empiezan a depender otras muchas cosas. Tener una infancia feliz aumenta la longevidad. Según un estudio, las personas que en su juventud fueron infelices, tienen mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca en su vida adulta.

La luz solar también es muy importante, ya que es una fuente de vitamina D. Hoy en día uno de cada cuatro niños tienen falta de esta vitamina y es necesaria para la formación de huesos fuertes y ayuda a absorber el calcio y el fósforo de las comidas.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la SaludPracticar ejercicio físico es un factor muy importante durante nuestra vida, significa un corazón más sano. Reduce la presión arterial alta y cualquier otra enfermedad del corazón. Refuerza la salud mental, controla el estrés, mantienes un peso idóneo, reduces el riesgo de sufrir diabetes e incluso te protege contra la osteoporosis.

Socializarte, tener gente alrededor cuando eres anciano, hace tener una menor tasa de muerte. Según un estudio, el aislamiento social se asocia al “asesino oculto” de los ancianos.

Una investigación demostró que las personas que se casan viven más tiempo que las personas solteras. Se cree que es por el apoyo social y menor aislamiento.

Otra cosa fundamental para vivir mejor y más tiempo es evitar la comida “basura”. Aumentas el riesgo de obesidad y eso puede conducir a insuficiencias cardíacas.

Por último decir, que todos estos factores que hemos nombrado anteriormente pueden hacer que tengas una vida más larga y saludable, pero hay un elemento fundamental de suerte en función a nuestro ADN.

Hablamos del papel de los telómeros, consejos de protección que se situan al final de los cromosomas y su función es defender el borde del cromosoma para evitar que éste pierda la información genética en la división celular. Ahí depende si tenemos los teloneros más largos o más cortos, los estudios revelan que las personas que los tienen más largos se relacionan con una vida más larga.

Fuente: meedicina.com

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies