NUEVA YORK (Reuters Health) – Quienes duermen menos de seis horas por noche son más propensos a ser hipertensos, tener el colesterol elevado, ser diabéticos y obesos, según revela un estudio de Estados Unidos que es el primero sobre las diferencias étnicas de ese riesgo.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la SaludLa investigación le atribuye el efecto más fuerte a los afroamericanos y los hispanos.

“Es importante porque las minorías suelen tener alto riesgo de padecer enfermedad cardiovascular, diabetes y obesidad”, dijo el autor principal, Michael A. Grandner, del Centro de Sueño y Neurobiología Circadiana de University of Pennsylvania, Filadelfia.

“Si, además, no pueden dormir, todo podría agravarse”, agregó.

El equipo de Grandner utilizó los datos de una encuesta nacional del 2008 a más de 5.000 participantes representativos de la población de Estados Unidos; los organizó en tres grupos: los que dormían muy poco (menos de cinco horas), los que dormían poco (cinco o seis horas) y los que dormían mucho (más de nueve horas).

Dormir poco y muy poco estuvo asociado con algunas complicaciones de salud, según publica el equipo en Sleep Medicine.

Los que dormían muy poco eran dos veces más propensos a tener la presión y el colesterol elevados con respecto a los que dormían entre siete y ocho horas. También eran un 75 por ciento más propensos a tener diabetes y un 50 por ciento más propensos a ser obesos.

Los que dormían poco eran un 20 por ciento más propensos que los que dormían siete u ocho horas a ser hipertensos y obesos. Los afroamericanos eran más propensos a dormir menos de cinco horas y ese hábito estaba asociado con la obesidad en esa etnia.

Dormir poco estaba sólidamente relacionado con la hipertensión en los afroamericanos, los blancos y los hispanos no mexicanos, mientras que en los descendientes asiáticos estuvo muy asociado con el colesterol alto.

Los que más horas dormían no parecieron ser víctimas de efectos adversos tras considerar otros factores.

No existe consenso en la cantidad mínima ideal que se puede dormir sin afectar la salud, según explicó Kristen L. Knutson, especialista en sueño y salud cardiaca en distintas poblaciones del Departamento de Medicina de University of Chicago y quien no participó del estudio.

Eso ocurre, en parte, “porque variaría la cantidad de horas que distintos grupos necesitan dormir. Pero la mayoría de los estudios habían hallado que la gente que duerme entre siete y ocho horas son las más sanas”, agregó.

Las recomendaciones varían según la edad: los más jóvenes necesitan dormir más horas que los mayores. Pero, para Grandner, la cantidad no es el factor más importante.

El insomnio, la apnea del sueño y los despertares nocturnos frecuentes están asociados con la enfermedad cardíaca, la diabetes y la obesidad.

“Estos datos sugieren que dormir poco, cualquiera sea el motivo, estaría asociado con efectos adversos para la salud”, dijo Knutson.

El sueño y la salud están interrelacionados, según comentó Grandner. Dormir poco afecta la salud y ciertas enfermedades, como la obesidad, dificultan el descanso nocturno.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la Salud

Fuente: intramed

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies