El riesgo de desarrollar demencia aumenta levemente en los adultos mayores que tienen la glucosa en sangre elevada, según indica un estudio sobre más de 2.000 voluntarios.

Aun así, los resultados publicados en New England Journal of Medicine no prueban que la glucosa elevada cause demencia directamente.

Pero un valor promedio de 105-120 mg/dL estuvo asociado con entre un 10 y un 20 por ciento más riesgo de demencia en los participantes sin el trastorno mental, mientras que con menos de 100 mg/dL se observó una caída de ese riesgo.

La diabetes se diagnostica con un valor de glucosa en ayunas de 126 mg/dL o más.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la Salud“Estos resultados sugieren que el aumento de la glucosa en sangre tendría un efecto dañino en el cerebro de los adultos mayores”, escribe el equipo del doctor Paul Crane, de la University of Washington y del Instituto de Investigación de Group Health, en Seattle.

Aun así, Crane advirtió por vía telefónica que “el nivel de riesgo individual es bajo. Quienes lean esta información no deberían alarmarse. Sólo demuestra que lo que pensábamos que era un valor normal de glucosa en sangre adecuado para el corazón y los riñones, no lo es tanto para el cerebro. No existe un umbral para estar a salvo de la demencia”.

“El riesgo extra es leve”, dijo el doctor Richard O’Brien, de la Johns Hopkins University, en Baltimore.

“Una persona tiene dos o tres veces más riesgo de padecer Alzheimer si su madre sufrió el mal y ese riesgo es enorme comparado con éste”, agregó el investigador, que no participó del nuevo estudio.

O’Brien participa del Estudio Longitudinal de Baltimore sobre el Envejecimiento, que hace un mes publicó en JAMA Neurology que la intolerancia a la glucosa, la diabetes o la resistencia a la insulina no están asociadas con características claves del Alzheimer.

El estudio no se ocupó de otros tipos de demencia.

En la nueva investigación, los voluntarios (839 hombres y 1.228 mujeres) tenían unos 76 años al inicio del estudio. A los siete años, el 32 por ciento de los diabéticos y el 25 por ciento de los participantes sin diabetes habían desarrollado alguna forma de demencia. El 77 por ciento correspondía a casos sospechosos de Alzheimer.

Los participantes sin diabetes y con 115 mg/dL de glucosa promedio los cinco años previos eran un 18 por ciento más propensos a desarrollar demencia que los voluntarios con 100 mg/dL.

En los participantes diabéticos, el riesgo era gradual: los participantes con 190 mg/dL de glucosa en sangre eran un 40 por ciento más propensos a desarrollar demencia que aquellos con 160 mg/dL.

Los resultados tienen en cuenta el género, la educación, la presión, el ejercicio, el tabaquismo y otros factores de riesgo de demencia. Durante años, los médicos sospecharon que la diabetes, que lesiona los vasos sanguíneos, está asociada con un aumento del riesgo de padecer demencia.

“A menudo, la demencia es una combinación de distintos procesos de enfermedad, generalmente Alzheimer, seguida probablemente de la enfermedad vascular”, indicó O’Brien.

“Dado que se trata de un estudio observacional, no sabemos si alguna modificación de los hábitos para reducir la glucosa en sangre estaría asociada con una disminución del riesgo de desarrollar demencia”, señaló Crane.

 Fuente: consultoriomedico.info

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies