Según un estudio publicado en bmj.com, la vacuna contra el virus del papiloma humano VPH ofrece una protección significativa contra las displasias del cuello uterino en mujeres jóvenes. Para este estudio, científicos australianos utilizaron datos de los registros de población de Queensland (Australia) durante un periodo de cuatros años después de la introducción del programa de vacunación en 2007. La población incluía a todas las mujeres residentes en Queensland que se realizaron su primera citología entre 2007 y 2011.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la SaludSe dividieron a las participantes en tres grupos. El primero de ellos estaba formado por los casos de alto grado, mujeres cuya citología y posterior biopsia confirmaba una alteración del cuello uterino de alto grado. El segundo grupo eran otros casos de alteraciones, es decir, mujeres que no llegaban a tener un caso definido de alto grado, pero tenían otras alteraciones. El tercer grupo era el grupo de control.

En total, 1.062 mujeres estaban incluidas en el primer grupo; 10.887, en el segundo y 96.404 formaban parte del grupo de control. Las mujeres de los dos primeros grupos eran mayores, más desfavorecidas y tenían más posibilidades de no vivir en ciudades grandes. El 11 por ciento de las mujeres con casos de alto grado, el 19 por ciento de las mujeres del segundo grupo y el 24 por ciento de las mujeres del grupo de control habían cumplido la vacunación completa.

Cuatro años después de la introducción del programa de vacunación rutinario, los investigadores estiman que tres dosis de la vacuna proporcionan un 46 por ciento de protección contra los casos de alto grado y un 34 por ciento contra otras alteraciones en mujeres que no se controlaban antes de la vacunación. También descubrieron que dos dosis proporcionan un 21 por ciento de protección frente a todas las alteraciones.

Además, en la población estudiada, las mujeres que necesitaban vacunarse con tres dosis para prevenir una displasia en el primer control eran 125 por una displasia confirmada de alto grado y 22 por otras displasia. También descubrieron que el número que necesitaba vacunarse para prevenir una alteración de cuello de útero de alto grado era menor entre las mujeres que tenían un historial de control anterior. Los investigadores creen que esto es así porque la incidencia de una displasia de alto grado es mayor en este grupo de mujeres.

Por último, los autores descubrieron que la eficacia de la vacuna era menor en la población de mujeres que se habían realizado una o más citologías antes de la fecha índice en comparación con las mujeres que no se realizaban las pruebas. Esto es así probablemente, porque las mujeres que se realizan las citologías ya eran sexualmente activas, por lo que era más probable que se infectaran con el VPH antes de la vacunación.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la Salud

Fuente: diariomedico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies