La embriología vive desde hace tres décadas tiempos revueltos, enmarañados por las técnicas de reproducción asistida, los métodos anticonceptivos, la caída de la natalidad, la investigación con células madre, la maternidad tardía y la subrogada. En este confuso escenario se observa, por ejemplo, que la ansiedad de las mujeres por tener hijos después de un periodo laboral con prácticas anticonceptivas puede abocar a decisiones precipitadas de fecundación in vitro (FIV).

Así lo indica un estudio aparecido en agosto en The Australian and New Zealand Journal of Obstetrics and Gynaecology con datos de 434 mujeres: 198 habían concebido hijos de forma natural y 236 mediante reproducción asistida. Dos años después del primer nacimiento, el 33 por ciento de las que se habían sometido a FIV habían tenido un hijo de modo natural, mientras que en el otro grupo era del 40 por ciento. Los casos de infertilidad desconocida eran los más propensos a tener después otro hijo sin FIV. Es posible, se sugiere, que el primer embarazo removiera obstáculos, como una endometriosis.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la SaludEn este marco, la sensación de que la vida moderna o la contaminación han deteriorado la fertilidad parece ser una leyenda urbana sustentada en análisis inapropiados. Incluso aunque los tratamientos FIV se han duplicado en la última década, la tasa de infertilidad femenina ha descendido, según un análisis publicado en agosto por los CDC de Atlanta, en Estados Unidos: era del 8,5 por ciento en 1982 y se estima en un 6 por ciento en el periodo 2006-2010. El retraso en la edad gestacional y los métodos anticonceptivos podrían haber distorsionado los datos.

En esta línea, la BBC Magazine recogía hace una semana que las madres y algunos médicos piensan que una de cada tres mujeres mayores de 35 años no podrán concebir. Según Jean Twenge, psicólogo de la Universidad Estatal de San Diego, este prejuicio parece basarse en estadísticas nada menos que del siglo XVIII.

Y cita una más reciente, de 2004, publicada por David Dunson en Obstetrics & Gynecology en la que se concluye que el 82 por ciento de las mujeres de 35 a 39 años consiguen quedarse embarazadas al cabo de un año. De nuevo, la impaciencia y los métodos anticonceptivos previos explicarían la falsa leyenda de la infertilidad en mujeres cercanas a los 40.

Fuente: Diario Médico

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies