Una comparación de los cromosomas Y en ocho hombres africanos y ocho europeos disipa la noción común de que los genes Y en su mayoría no tienen importancia y que el cromosoma está destinado a disminuir y desaparecer. Esta investigación, publicada este jueves en la edición digital de ‘Plos Genetics’, concluye que este cromosoma despojado conserva la clave genética para la fertilidad.MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la Salud

“El cromosoma Y pierde el 90 por ciento de los genes una vez que se comparte con el cromosoma X y algunos científicos especulan con que el cromosoma Y desaparecerá en menos de 5 millones de años”, explica la bióloga evolutiva Melissa A. Wilson Sayres, del Departamento de Biología Integrativa de la Universidad de California, en Berkeley, Estados Unidos, y autora principal del nuevo análisis.

Algunos mamíferos ya han perdido su cromosoma Y, aunque todavía tienen hombres y mujeres y se reproducen normalmente. “Nuestro estudio demuestra que los genes que se han mantenido y los que emigraron de la X a la Y, son importantes, y que el Y humano va a quedarse por un largo tiempo”, afirma.

Wilson Sayres y el coautor Rasmus Nielsen, profesor de biología integrativa en UC Berkeley, muestran que los patrones de variación en el cromosoma Y entre los 16 hombres son consistentes con la selección natural actuando para mantener el contenido de los genes allí, muchos de los cuales se ha demostrado que desempeñan un papel en la fertilidad masculina. El tamaño insignificante del cromosoma Y, que contiene 27 genes únicos frente a miles en otros cromosomas, es una señal de que es fino y ha sido reducido a lo esencial.

“Los resultados son bastante impresionantes porque muestran que debido a que hay mucho de la selección natural trabajando en el cromosoma Y, tiene que haber mucha más función en el cromosoma de lo que la gente pensaba anteriormente”, señala Nielsen. Las variaciones en los cromosomas Y se utilizan para realizar un seguimiento de las poblaciones humanas que se movían alrededor del mundo, y según Nielsen, la nueva investigación ayudará a mejorar las estimaciones de la historia evolutiva de los seres humanos.

“Melissa ha demostrado que esta fuerte selección negativa, la selección natural para eliminar genes deletéreos, tiende a hacernos pensar que las fechas son mayores de lo que son, lo que genera estimaciones muy diferentes de la historia de nuestros antepasados”, apunta Nielsen.

MEDI-OFFICE, Servicio de Atención Telefónica para Profesionales de la Salud

Fuente: europapress

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies